El área de Bromatología cuenta con un nuevo Laboratorio de análisis de alimentos

LA CIUDAD

  • Las flamantes instalaciones funcionan en la planta alta de la Secretaría Municipal de Obras y Servicios Públicos. El área está a cargo de la Bioquímica Pilar Villar, quién junto a la Directora de Bromatología, Carolina Codino, tuvieron la iniciativa de elaborar el proyecto del Laboratorio.

El área de Bromatología del Municipio de Rojas cuenta con un nuevo Laboratorio de análisis de alimentos. Las flamantes instalaciones funcionan en la planta alta de la Secretaría Municipal de Obras y Servicios Públicos, ubicada en la esquina de Dardo Rocha y Bv. Moreno. El área está a cargo de la Bioquímica Pilar Villar, quién junto a la Directora de Bromatología, Carolina Codino, tuvieron la iniciativa de elaborar el proyecto del Laboratorio.

En este punto, ambas destacaron el apoyo del intendente Román Bouvier; del secretario de coordinación y gobierno, Nicolás Scardino y del secretario de salud, Germán Palmieri, para llevar adelante lo planificado. También hacen extensivo el agradecimiento al personal que forma el equipo de trabajo del área bromatológica como Silvia Muñoz, Martín Moyano, Rodolfo Uspong y demás colaboradores.

El laboratorio se inscribió en el Ministerio de Salud Provincial, obteniendo su correspondiente habilitación tras cumplir con una auditoría.

El objetivo es intervenir en el control bromatológico de los establecimientos elaboradores de alimentos, como así también, ayudar y acompañar a los productores artesanales.

Con ese cometido se adquirió el equipamiento necesario para la puesta en marcha de distintas técnicas desde el punto microbiológico y físico-químico del control de los alimentos.

Carolina Codino junto a Pilar Villar.

Se invirtió en un microscopio, estufas de cultivo, balanzas, heladera y elementos de vidrio. Se sumaron un equipo para medir el pH (*) de los alimentos y otro para el nivel de los oxidantes en los aceites. Esto último tiene relación con las repetidas frituras que pueden producir sustancias que deben controlarse.

La bioquímica Villar señaló “que todo apunta a tratar que se cumplan estas buenas normas y prácticas de manipulación de las que siempre hablamos, que no son ni más ni menos que normas y prácticas de sentido común. De manera de tratar de evitar o al menos disminuir al mínimo las enfermedades transmitidas por alimentos. Hoy en día hablamos de una sola salud donde participan los seres humanos y los animales. La mayoría de las enfermedades son zoonoticas es decir, que provienen desde los animales y, las personas podemos ser vehículos de las mismas sino cumplimos con estas buenas prácticas de manipulación”

En estos días comenzaron a realizarse controles en carnicerías, recogiendo muestras en superficies y manos para ir teniendo registros de valores y poder ir ajustando las técnicas fisicoquímicas aplicadas.

Cabe resaltar para ir finalizando, que en las oficinas del área, ubicadas en el corralón municipal, se continúa con el puesto de abasto a través de la cabina bromatológica, de la mercadería alimenticia que ingresa al Distrito, controlando el cumplimiento de todas las normas de seguridad e higiene. También se realiza en este lugar el análisis de triquinosis.

(*) El pH es un factor intrínseco de los alimentos (que resulta de su propia composición) que afecta a su deterioro, y por lo tanto a su vida útil, como también lo son el tiempo, la temperatura, los nutrientes disponibles, la actividad acuosa y la salinidad. Si estos factores varían, un alimento se conserva más o menos tiempo en parámetros de calidad y seguridad para la salud.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *