En Pergamino una joven denunció amenazas y golpes: ahora teme por su vida

POLICIALES

Tiene 28 años y desde hace un tiempo vive un calvario con su expareja. Hace algunos días, luego de discutir con el padre de su pequeña de tres años, intentó evitar que se llevara a la nena y éste la arrastró con su automóvil por más de 50 metros. Debido a esa conducta violenta tiene temor de que la situación pueda empeorar aún más.

 

(Pergamino.- La Opinión) – Miedo, tristeza y gran preocupación se conjugan en la cabeza de una joven mujer que desde hace meses sufre de manera constante ataques físicos y verbales de parte de su expareja y padre de su pequeña hija de tres años. El sujeto en cuestión, de 26 años, según cuenta la víctima de 28 siempre fue agresivo, aunque luego de la separación, este defecto se tornó cada vez más peligroso a tal punto que ella teme por su vida y también por la salud psicológica de la pequeña, que lamentablemente a su corta edad debe presenciar y padecer situaciones indeseables.

Durante la semana pasada, el padre de la niña concurrió como estaba estipulado en el régimen de visitas (martes y jueves y fin de semana de por medio) a buscar a la menor. Sin embargo, una discusión entre los mayores hizo que la nena comenzará a llorar. Es entonces cuando se inició una situación tensa con la denunciante, que solo buscaba calmar a la pequeña que se encontraba sentada en el automóvil de su papá. Minutos más tarde la joven mujer, en un acto instintivo viendo que su hija estaba llorando de manera desconsolada, trato de sacar del Chevrolet Celta a la nena, pero su expareja puso en marcha el vehículo y la arrastró por más de 50 metros, lastimó y luego se retiró del lugar. Esta escena fue vista por varios vecinos de calle Azcuénaga al 1000 de la vecina ciudad de Pergamino, que salieron a ver qué pasaba porque primero se escuchaban gritos y posteriormente auxiliaron a la joven mujer que yacía en el piso con golpes en sus brazos, piernas y cabeza.

Una vez que pudo recuperarse, acompañada por parte de su familia, realizó la denuncia en la sede de la Comisaría de la Mujer y la Familia y desde la Unidad Funcional de Instrucción y Juicio Nº 4 de Karina Póllice (especializada en violencia de género y delitos sexuales) días más tarde recibió una notificación de que el agresor tenía pedido de acercamiento para con su persona. El tema es que ella se siente indefensa y con mucho temor por lo que podría llegar a hacer como represalia un sujeto que hace un tiempo atrás quedó envuelto en un hecho delictivo (robo en una vivienda del barrio UOM), aunque la Justicia luego de investigar y retener su vehículo durante varios meses, lo habría desvinculado de la causa que intenta determinar qué ocurrió con el dinero que tenía en su casa una abuela de 75 años.

 

Amenazas de muerte

Según relata la mujer, que se dedica a la docencia y prefirió preservar su nombre, su expareja la amenazó de muerte en varias oportunidades, no solo a ella sino también a su familia y además advirtió que en caso de rehacer su vida, aquella persona que se acerque a ella la pasaría muy mal.

“Vivo con miedo y solo quiero estar tranquila junto a mi hija. El padre de mi nena es una persona que intenta solucionar las cosas con violencia y amenazas; más de una vez fue violento física y verbalmente conmigo delante de nuestra hija”, comenzó diciendo la joven en un breve dialogo con LA OPINION y además con muecas de angustia y preocupación en su rostro remarcó que espera “que la Justicia haga su trabajo y todos mis seres queridos puedan vivir en paz; no pido mucho, tan solo caminar por la calle y no estar pensando que puede aparecer para maltratarme física o verbalmente”.

Por último la joven mujer se refirió a su pequeña: “Quiero que mi hija pueda estar tranquila, que no tenga que atravesar por momentos horribles que pueden hacerle mucho mal. A pesar de su corta edad entiende todo y sufrió demasiado todos estos meses las reiteradas reacciones de su padre”.

“Por favor pido ayuda a quien corresponda, estoy pasando los peores meses de mi vida y no quiero terminar siendo una víctima más de un maltratador o presa fácil de una persona que está enferma”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.