Incendio en la Comisaría Primera de Pergamino: Casación ratificó la condena a los policías

POLICIALES

  • El juicio oral y público tuvo lugar en la vecina ciudad entre septiembre y octubre de 2019

(La Opinión Pergamino).- La Sala IV del Tribunal con sede en La Plata rechazó el planteo de las defensas de los seis efectivos condenados por la muerte de siete personas detenidas y de ese modo confirmó el fallo del Tribunal Oral en lo Criminal Nº 1 de Pergamino. Las condenas van desde los 15 años de prisión al jefe de la dependencia a los seis años a uno de los subalternos.

El Tribunal de Casación Penal bonaerense confirmó la sentencia a los policías condenados por la muerte de siete personas que estaban detenidas y murieron en el incendio en los calabozos de la Comisaría Primera de Pergamino el 2 de marzo de 2017.

El fallo condenatorio del Tribunal Oral en lo Criminal Nº 1 de Pergamino había sido apelado por los defensores de los imputados y en las últimas horas el planteo fue rechazado por el la Sala IV del organismo con sede en La Plata.

En su parte resolutiva el fallo de Casación expresa:

I- Rechazar por improcedentes los recursos de casación interpuestos por los doctores Carlos Esteban Torrens y Federico Mastropierro, en favor de Alberto Sebastián Donza; por la señora Defensora Oficial, doctora María Celina Bereterbide, en favor de Carolina Denise Guevara, Sergio Ramón Rodas, Matías Exequiel Giulietti y César Brian Carrizo; y por la doctora Mónica Jaule, en favor de Alexis Miguel Eva, sin costas.

II- Rechazar por improcedente el recurso de casación interpuesto por Celia Ramona Guadalupe González, Silvia Rosito, Ester Cristina Gramajo, Diego Sebastián Filiberto, Andrea Paola Filiberto Flavia Gradiche, Alejandro Córdoba, Anabel Delmas, Carmenza Claros, Nelly Lorena Claros y Alejandra Roberto, particulares damnificados, con el patrocinio letrado de Carla Victoria Ocampo Pilla, Pedro Auzmendi y Margarita Jarque, sin costas.

Polleria Marengo PIE
Los Olivos Pie

Fundamentos

El Tribunal de Casación ratificó el fallo de primera instancia y da por acreditado los hechos que fueron reconstruidos sobre la base de elementos probatorios y testimonios en el marco de un juicio oral y público desarrollado en Pergamino.

Cabe recordar que las penas impuestas fueron las siguientes: Alberto Sebastián Donza, 15 años de prisión, accesorias legales y costas; Alexis Miguel Eva 14 años de prisión, accesorias legales y costas; César Brian Carrizo, 11 años de prisión, accesorias legales y costas; Matías Exequiel Giulietti, 11 años de prisión, accesorias legales y costas; Sergio Ramón Rodas, ocho años de prisión, accesorias legales y costas; y Carolina Denise Guevara seis años de prisión, accesorias legales y costas,

Dice el Tribunal que «del análisis de los presentes autos surge con absoluta nitidez que el sentenciante (juzgado de primera instancia) meritó razonadamente la prueba colectada, y concluyó sin absurdo ni duda respecto de la existencia de los hechos constitutivos del delito endilgado y en cuanto a la comprobación de la responsabilidad de Sebastián Alberto Donza, Alexis Miguel Eva, Carolina Denise Guevara, Sergio Ramón Rodas, Matías Exequiel Giulietti y César Brian Carrizo.

«Así, el ‘a quo’, tuvo por debidamente probado que «el día 2 de marzo de 2017, momentos antes de las 18:00 se produjo una pelea entre los internos Juan José Cabrera y Alan Nahuel Córdoba quienes portaban elementos punzo cortantes denominados en la jerga carcelaria ‘facas’. La gresca ocurrió frente a la celda N° 2 dentro de los calabozos de la Comisaría Primera, sita en calle Dorrego 636 de Pergamino. Como resultado de la pelea ambos internos sufrieron lesiones.

«Advertida la pelea por el imaginaria de turno, sargento Brian Carrizo, alias ‘Rojitas’, quien se encontraba en el sector que corresponde para cumplir esa tarea específica, procedió a dar aviso de tal novedad al oficial de servicio, subayudante Alexis Eva quien tenía en su poder un juego de llaves de los calabozos.

«También se ha probado que un segundo juego de llaves estaba en poder del jefe de la dependencia, comisario Alberto Sebastián Donza.

«A raíz del incidente producido entre los internos nombrados, Eva decidió proceder a encerrar o ‘engomar’ a los internos en sus celdas; para ello recurrió a la ayuda del disponible teniente primero Sergio Rodas y el oficial refuerzo de imaginaria Matías Giulietti. Asimismo solicitó refuerzos a personal de la policía motorizada que se encontraba circunstancialmente en el lugar; de este modo ingresaron al sector de calabozos y encerraron en los mismos a los internos.

«En la celda N° 1 ubicaron a Juan José Cabrera, Alejandro Federico Perrota, Matías Franco Pizarro, Fernando Emanuel Latorre, Alan Nahuel Córdoba, Sergio Andrés Filiberto y John Mario Chilito Claro; en la celda N° 2 Franco Nahuel Ferreyra, Pedro Gigena, Santiago Díaz, Agustín Alberto Mansilla, José Marcelo Navarro y Jesús Patricio Gómez; en la celda N° 3 a Claudio Oscar Pereyra Valdez y en el sector de contraventores a Nicolás Juan Gabriel González.

Print

«Luego del ‘engome’ Alexis Eva aseguró con candados las celdas y los sectores mencionados, asimismo cerró la puerta de rejas que comunica el sector de pasillo de calabozos con el sector de imaginaria y la puerta de rejas de salida al exterior del patio trasero, todas con candado, quedando en el sector de imaginaria Carrizo y Giulietti.

Así las cosas y ante la situación de encierro que los internos consideraban injusta, pues era muy temprano y la pelea había terminado, aquellos comenzaron a protestar pidiendo a los gritos que los desengomen y pateando rejas.

«Ante la falta de respuesta al reclamo los internos alojados en la celda N° 1 arrojaron un trozo de colchón encendido al pasillo produciendo un pequeño foco ígneo aunque sí bastante humo. Mientras eso sucedía todos los internos continuaban gritando pidiendo que los saquen. Si bien no es posible determinar con exactitud el horario de comienzo del fuego, puede afirmarse que se produjo momentos antes de las 18:16.

«Como el foco ígneo no se extinguía y había bastante humo Carrizo y Giulietti solicitaron a Rodas y Eva que los sacaran del sector de imaginaria, así lo hicieron sacándolos hacia el patio trasero y dejando las puertas de rejas cerradas con candados, tanto la que comunica el sector de imaginaria con el pasillo de calabozos y la que da al patio trasero.

«Asimismo está debidamente probado que desde la sede de la Comisaría Primera no se realizó ningún llamado de sus teléfonos fijos a la sede de Bomberos Voluntarios de Pergamino y que Guevara realizó tres llamados desde el n° 2477 440357 perteneciente a la Comisaría Primera al N° 2477 423983 del Departamento de Bomberos de Policía a las 18:16, 18:26 y 18:35 horas.

«También se ha probado que los bomberos voluntarios tomaron conocimiento del evento en la Comisaría a las 18:40 a través de un llamado que provino del Centro de Despachos, arribando al lugar a las 18:45 cuando es dable suponer que todavía había signos de vida de los internos alojados en la celda N° 1 por los mensajes de texto que se analizarán infra y que los policías imputados retardaron y obstaculizaron la labor de aquellos servidores públicos, a tal punto que les impidieron actuar con la celeridad que las circunstancias exigían.

«Mientras el fuego comenzaba a extenderse los policías sólo atinaron a observar la situación, estando todos los uniformados enterados de lo que estaba sucediendo, sin embargo, priorizando la seguridad por sobre la salud y la vida de quienes estaban bajo su custodia en los calabozos de la Comisaría, no dieron ninguna orden ni realizaron maniobras tendientes a salvaguardar la vida de los internos, que encerrados, sólo podían gritar por auxilio.

«Asimismo se ha probado que todos los efectivos policiales que estaban en la dependencia durante la emergencia estaban enterados y conscientes de lo que sucedía en los calabozos.

«Del mismo modo, está suficientemente probado, que el comisario Donza no impartió ninguna orden relativa a sofocar el incendio o para ordenar que se abrieran los calabozos, que Guevara nunca llamó a los bomberos voluntarios y que Eva, Carrizo, Giulietti y Rodas no sólo se mantuvieron inermes ante la situación de peligro extremo, sino que por el contrario, luego de dejar las rejas cerradas con candado no intentaron siquiera abrirlas cuando ello era posible, ni sofocar el fuego cuando todavía podía extinguirse con la utilización de agua o por medio de los matafuegos que había en la dependencia y ni siquiera prestaron la debida colaboración a los bomberos, demorando la entrega de las llaves que abrían el sector de calabozos en una actitud verdaderamente inexplicable desde una mirada humanitaria.

«Los policías priorizaron la seguridad por sobre la vida y la salud de los internos, quienes estaban encerrados sometidos al avance del fuego y que finalmente luego de que éste se generalizara dentro de la celda N° 1, por entrar en contacto con sábanas o cobijas que pendían de la reja produjo como fatal consecuencia el fallecimiento de los siete internos que allí encontraron la muerte del modo más atroz.

«La prioridad que se ha puntualizado quedará probada a partir de los llamados telefónicos y demás pruebas que se analizarán más adelante.

«Finalmente, se considera probado que a raíz de este suceso los familiares de las víctimas y sobrevivientes de esta tragedia sufrieron daños físicos y psíquicos que aún persisten».

Credinegocios pie
Banner Pie Guia copia
Clyfer pie
Carniceria Verduleria PIE
La Palabra pie

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *