“Le prometí abrazada al cajón que iba a seguir siendo un roble para hacer justicia”

FEMICIDIO

Así lo afirmó Patricia Nasutti, mamá de Úrsula, la joven de 18 años que fue asesinada por su exnovio, en diálogo con Diario Democracia. Con el Juzgado en feria, “el juez subrogante tenía la detención inmediata y dijo que no iba a abrir la Fiscalía para detener a este sujeto”, sostuvo.

(De Democracia Junín).- El femicidio de Úrsula Bahillo caló fuerte en toda la sociedad, no solo por la crueldad del hecho sino también por la gran cantidad de denuncias previas que había hecho la joven contra su asesino, el policía Matías Ezequiel Martínez.

Úrsula había denunciado en varias oportunidades a su exnovio por amenazas y violencia de género e incluso el policía tenía una medida de restricción perimetral que había violado dos días antes del crimen.

Patricia Nasutti, mamá de la joven de 18 años, en diálogo con el Diario Democracia de Junín, expresó: “Nuestra hija fue apuñalada por la espalda y después degollada de manera muy cobarde por este violador y asesino. Úrsula salió corriendo y él la apuñaló por la espalda con un cuchillo de carnicero. Después le cortó un dedo y el cuello para que muera desangrada”.

“Le prometí a ella abrazada al cajón que mamá iba a seguir siendo un roble para hacer justicia en su memoria hasta el último momento, sin importar el tiempo”, señaló.

El 5 de enero, con el Juzgado en feria, “el juez subrogante de Mercedes tenía la detención inmediata y dijo que no iba a abrir la Fiscalía para detener a este sujeto asesino. En ese momento, la Justicia nos desamparó”, recordó.

Un mes más tarde, “se aprovechó de mi hija, la llevó a un descampado y me la degolló”, relató.

Polleria Marengo PIE
Los Olivos Pie

“Mi hija murió como todos los mártires, pidiendo justicia, que no la tuvo. Úrsula había ido a la Comisaría de la Mujer, donde radicó la denuncia de que él la atosigaba, la seguía y le había tirado el auto encima, por lo que cayó a una zanja”, afirmó.

“Como papás hicimos la denuncia el 9 de enero y de ahí en más empezó todo este calvario. Él tuvo una perimetral de 200 metros, que la violó constantemente. Yo reclamé que la rompía con fotos que saqué”, aseguró Patricia.

“El juez de Paz de Rojas, Luciano Callegari, desestimó las pruebas que yo tenía y dijo que no era peligroso. Mi hija quedó a la deriva y luego denunció que seguía siendo amenazada y hostigada”, agregó.

“Mi hija confió en una persona amiga a quien le dejó absolutamente todas las pruebas con más de 300 mensajes, audios y fotos de golpes, que las tienen nuestros abogados”, subrayó.

Para finalizar, pidió que “las manifestaciones que se están haciendo en la Fiscalía no se hagan más para no entorpecer a ningún fiscal”.

Print
Credinegocios pie
Banner Pie Guia copia
Clyfer pie
Carniceria Verduleria PIE
Date el Gusto copia
La Palabra pie

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *