Los cuidados básicos del verano: protector solar, lentes de sol y sombra

Salud

  • Las mujeres tienen una ligera prevalencia al cáncer de piel antes de los 50 años, pero después de esa edad, los hombres son más afectados.

El uso correcto de protector solar diariamente como así también la protección con ropa adecuada, sombreros y lentes de sol son algunas de las recomendaciones que realizaron dermatólogos del Hospital de Clínicas para el cuidado esencial de la piel durante el verano.

“Lo primero que hay que tener en cuenta a la hora de tomar sol es hacerlo en horas adecuadas, cuando la exposición a los rayos UV no sea nociva para nuestra piel”, explicó Graciela Manzur, jefa de la División Dermatología del Hospital de Clínicas.

La especialista recomendó “reducir el tiempo total de permanencia bajo el sol, y sobre todo evitar la exposición entre las 11 y las 16, que es cuando el sol está más fuerte”.

Asimismo, aún en casos de exposición al sol existen muchas maneras de regularla y proteger la piel a través de la fotoprotección, que incluye medidas físicas, tópicas y sistémicas.

Según un comunicado difundido hoy por Hospital de Clínicas, la exposición a la radiación UV sigue siendo “el factor de riesgo más importante para el cáncer de piel y factores relacionados con el cambio climático pueden contribuir al aumento de casos”.

Las mujeres tienen una ligera prevalencia antes de los 50 años, pero después de esa edad, los hombres son más afectados.

Baja protección

Diariamente se protegen del sol sólo el 20% de los hombres y el 33% de las mujeres y, según un estudio de la Sociedad Argentina de Dermatología, el 72% de las mujeres y el 53% de los hombres usan protector solar, mientras que sólo aproximadamente la mitad de estos lo reaplica.

En ese contexto, los especialistas advirtieron que, si bien los protectores solares son ampliamente utilizados, su aplicación adecuada y frecuente “puede ser costosa”.

“Para un uso correcto de un protector solar, debemos aplicarlo media hora antes de salir al sol, y preferentemente en la casa, antes de ir a la playa o la pileta. La piel debe estar seca y se debe usar cantidades generosas del producto, y reaplicar cada dos horas como mínimo”, explicó Manzur.

“Aunque el protector solar diga que es ‘a prueba de agua’, con el uso de las toallas para secarse y el correr de las horas va perdiendo capacidad para protegernos del sol, por eso lo ideal es ponerse cada dos horas”, precisó.

Asimismo, la especialista indicó que existen también sustancias con capacidad fotoprotectora que se pueden administrar por vía oral, que “deben ser contempladas y recomendadas por especialistas en dermatología”.

Se estima que un factor de protección solar (FPS) mayor a 50 es necesario para disminuir la tasa de carcinogénesis en la piel blanca. (DIB)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *