Pergamino: Desarticularon una peligrosa banda dedicada a robos complejos

Luego del robo cometido por boqueteros en el comercio Parabrisas Centenario de esa ciudad, la Fiscalía Nº 2 a cargo de Francisco Furnari logró detener al principal sospechoso y desbaratar a la organización delictiva. Contaban con equipos de alta tecnología capaces de inhibir la señal de celulares y alarmas.

(Pergamino.- La Opinión) – En horas de la madrugada del pasado miércoles, en respuesta a un llamado a emergencias generado por la empresa de alarmas que monitoreaba el comercio, personal de la División de Comando de Patrulla de la ciudad de Pergamino logró detener a un sujeto que ingresó con fines de robo a un reconocido local de colocación de vidrios y parabrisas del automotor de la vecina ciudad. Poco después pudo corroborarse la participación de al menos dos secuaces que se dieron a la fuga.
De acuerdo a los primeros análisis del lugar del hecho efectuado por el equipo de trabajo de la Unidad Funcional de Instrucción y Juicio Nº 2 a cargo de Francisco Furnari, se supone que los malhechores habrían ingresado por los techos del mencionado local comercial de Avenida Búccar 1346 de la ciudad de Pergamino a través de un boquete y al notar la proximidad de las fuerzas de seguridad violentaron la puerta de cristal del frente para facilitar la huida.
El único detenido por el episodio fue encontrado a pocos metros del lugar y según datos revelados por los funcionarios judiciales se estaría cerrando el cerco sobre los cómplices por lo que no se descartan otras medidas procesales tendientes a dar con el paradero de los mismos.
En relación al hecho en concreto, los delincuentes habrían ingresado por los techos y cuando escucharon la llegada del personal policial rompieron la puerta de vidrio de acceso al local comercial para acelerar su escape.
Luego de la requisa efectuada por el personal policial, llamó poderosamente la atención de los investigadores judiciales que el imputado tuviera en su poder un par de aparatos electrónicos inhibidores de señal de celulares y alarmas que revisten un alto costo monetario, además de los guantes de trabajo, las herramientas utilizadas para ingresar al lugar y un handy sintonizado en la frecuencia policial. Esto manifiesta claramente que el hecho fue cometido por una banda que tiene los recursos económicos y logísticos suficientes como para cometer delitos complejos.
Ayer por la tarde, en la sede de la Fiscalía Nº 2, el titular de esa unidad de instrucción especializada en este tipo de delitos, le tomó declaración indagatoria al sospechoso y solicitó al titular del Juzgado de Garantías Nº 3 Fernando Ariel Ayestarán la detención del mismo por el delito de robo doblemente agravado con escalamiento y por comisión en poblado y en banda que contempla según el artículo 167 del Código Penal con una pena en expectativa de tres a diez años de prisión.

Muy profesionales
Por las herramientas secuestradas en la emergencia por el personal policial interviniente se supone que los sospechosos planificaron sustraer los elementos de valor de la caja fuerte intentando no ser detectados por la alarma con la sofisticada tecnología con la que contaban, ya que ni bien ingresaron al negocio neutralizaron la cámaras de seguridad y con la utilización del handy trataron de anticiparse al accionar policial escuchando sus comunicaciones.
Para facilitar el ingreso llevaron una escalera de aluminio, una amoladora con distintos discos de corte, barretas, guantes, un taladro con distintas mechas, linternas, un alargue y otras herramientas con las que se infiere serían utilizadas para vulnerar la caja de seguridad.
Efectivamente, una vez ubicados sobre el inmueble realizaron un primer boquete en el techo sobre el taller destinado al almacenamiento de repuestos que no era el deseado por lo que efectuaron un segundo boquete sobre una oficina que posee la caja fuerte. Desde allí descendió primeramente el ahora detenido con un inhibidor de señal colocado en su cintura, arrancó la central de alarma e inutilizó una de las cámaras de filmación. Luego, accedió desde el techo un sujeto y junto a otro sospechoso procedieron a arrancar la central telefónica para evitar la transmisión del evento al monitoreo de alarma apoderándose de la misma. Inmediatamente comenzaron a intentar abrir la caja fuerte.
Lo que propició el rápido accionar policial fue el aviso de la empresa de alarma que alcanzó a emitir el alerta antes de su destrucción.
Pudo corroborarse que a pesar del breve lapso de tiempo que los malvivientes estuvieron en el lugar lograron apoderarse de una chequera del Banco Macro que se encontraba en el interior de un cajón de un escritorio. Por otro lado, dañaron un monitor y varios parabrisas almacenados en el salón de ventas.
Trabajaron también en el lugar integrantes de la Policía Científica y de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de Pergamino.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.